Els "affairs" del Palau

Fèlix Millet i Jordi Montull


Em fa la impressió que la informació que ha sortit a la llum sobre el mal anomenat Cas Millet és només un serrell llunyà de tot el que s'hi amaga darrere. La sospitosa indulgència del jutge Solaz, la destrucció de documents o els diners encara desapareguts són només alguns indicis del complex entramat de corrupció que es teixia entre el Consorci, la Fundació i l'Orfeó. Aquest mes, la revista Vanity Fair, revela alguns detalls sòrdids de les inacabables aventures Millet-Montull, que anaven acompanyades de bones dosis de sexe i alcohol:

"Llegaron una mañana. Eran dos. Vestían discretas, pero descaradas se apostaron sobre el mostrador y exigieron lo que era suyo: "Venimos a por nuestro dinero. El señor Millet no nos ha pagado en toda la semana". El administrador, Antonio Sàbat, mintió: "Lo siento, el señor Millet está de viaje". "¡Queremos nuestro dinero!", reclamaban. Era 1980 y hacía apenas dos años que Fèlix Maria Millet Tusell había sido nombrado presidente del Palau de la Música Catalana. Él mismo se lo había contado a las prostitutas" [...]

"Aquel juego [dividir a los empleados] le funcionó bien con Jordi Montull, y con su hasta ahora secreta amante, Rosa Garicano. Les fue dando un poco de poder a cada uno, con el consabido enfado del otro. Pero siempre a sus pies" [...]

"A Millet le encantaban las mujeres. Y muchas no se resistían a él; tenía poder, dinero y un nombre. Pero ninguna clase. Me cuentan que una madrugada apareció en pijama en un conocido club de Barcelona. Como la sala estaba repleta de gente, pagó al dueño para que lo dejara solo en el local y bien acompañado.

Montull lo imitaba. En septiembre de 2002 compró un piso a tan sólo dos pasos de su despacho. Los Mossos comentan aún con sorna la cama de sábanas rosas y el techo de espejos de la habitación. En 2006 adquirió otra casa con fines similares. Ni la mujer de Montull, Mercè Mir, ni la de Millet, Marta Vallès, conocían la existencia de estas viviendas. El juez, sin embargo, sabía de sus niditos de amor. Un nuevo anónimo había llegado a su mesa el 10 de agosto:
"Los Srs. Fèlix Millet y Jordi Montull han gestionado el Palau mezclando sus gastos privados con la Fundación y el Orfeó: viajes de placer, regalos a familiares [...] Varias empresas han participado en la falsificación de facturas [...] Durante las campañas electorales desde el Palau se ayudó a distintos partidos [...] Además... son de sobra conocidos sus acosos a algunas empleadas. También son públicas y notorias sus borracheras".

Las voces que han accedido a hablar de este Millet han pedido un riguroso off the record. Personas que al ver su lamentable estado tuvieron que subirlo a un taxi; gente que conoció su paso por una clínica de rehabilitación en Suiza. Algunos lo creyeron recuperado. Otros han sufrido hasta el final al Millet irritado, malhumorado y fuera de sí tras unas copas de alcohol. "Aún desayunaba con whisky", me alertan."


Vanity Fair. Junio 2010. Nº 22. Pàgs 62-69.


Comentaris

Albert Olivé ha dit…
Que fort!
I encara gaudeixen de llibertat...
Clidice ha dit…
m'agradaria que tot plegat no es quedés amb la vergonyosa història d'aquest parell de poques vergonyes. Perquè és del tot evident que d'altres hi anaven la mar de bé amb tot plegat. Potser qui se'n va sortir força bé de Banca Catalana no se n'hauria de sortir tan bé ara. Però no, aquí perdonem sempre als pares de la pàtria i els seus cadells, encara que ens vagin fotent.
El fet que Millet fos un dels personatges més condecorats de Catalunya dóna una idea aproximada de la llarga llista de complicitats de què gaudia... Ara, l'han deixat més sol que un mussol però no ha entrat a la presó. Ai, si Millet parlés!
ROSA GARICANO, DIRECTORA GENERAL DEL PALAU, DECLARA ANTE EL COMITÉ DEL PARLAMENT DE CATALUNYA
Y FÉLIX MILLET CAMBIA DE ABOGADO, BUFETE PIQUÉ ABOGADOS ASOCIADOS.

Rafael del Barco Carreras

29-06-10. Ayer, festival socialista en sus teles catalanas. La retransmisión en directo de la declaración de la directora general del Palau, y miembro de todos sus comités y asambleas, consiguió lo que se proponía: el ventilador contra CIU. Hija de un denostado gobernador civil y ministro de Gobernación del franquismo y casada con Javier Ribó, hermano del Defensor del Pueblo, y de la rancia burguesía catalana, metido también de lleno en los órganos del Palau, y hasta directivo antaño de su principal patrocinador, Ferrovial, negando su conocimiento del destino de los fondos, por lo demás natural, pues de lo contrarío debería haber salido detenida, se mostró un blanco perfecto.

Ferrovial, 11 millones de euros no ingresados en la contabilidad de los que la directora general no sabía nada. Ella solo se dedicaba a captar patrocinadores para el Palau, cobrando un 1%. Su negativa incitaba a que le preguntaran si tenía conocimiento de que esos fondos hubieran podido derivarse a la Fundación Trías Fargas, o sea, CIU. Innecesario que añadieran que la constructora pagaba las comisiones por obras públicas a través de facturas del Palau. Repitiendo una y otra vez que ella no gestionaba ni sabía el destino de esos y demás fondos desaparecidos, reafirmaba las acusaciones de unos socialistas para quienes este caso les viene como anillo al dedo. Y aunque quizá les vuelva a la boca, conseguido el efecto mediático.

Pero para mí la noticia más significativa tras la declaración de Rosa Garicano fue el anuncio del abogado de Millet; su defendido cambiaba la defensa por la de Mireia Astor, socia del bufete Piqué Abogados Asociados, y por tanto le otorgaba su venia. !Qué casualidad, Barcelona con 18.000 abogados colegiados!

¡Don Giobanni, el que faltaba! Si Montserrat de Vehí declaró que hacía 26 años advirtiera sobre las cuentas del Palau, vuelve el pasado. Nadie como él y su maletín para estos casos. Defenderá a Millet (Renta Catalana) o de nuevo a Pujol (Banca Catalana), o a los Ribó, su clásica clientela de hace 30 años, ¿se puede defender a todos a la vez, o como a mí me venderá a su mejor cliente y socio el entonces poderosísimo y pródigo con el dinero ajeno Javier de la Rosa?

Quizá me exceda, me dicen que el bufete lo dirige sus hijos, aunque yo no me lo creo. Además la callada en el juicio caso Hacienda, Mireia Astor, que asistiera en comisaría a su socio cuando en 2006 le detuvieron y procesaron por blanqueo del narcotráfico, no tiene nada que ver con los delitos (sobornos, extorsiones y supuesto blanqueo) de su jefe durante muchos años y ahora socio. Puede que no actúe con los métodos Piqué, y se trate de una excelente profesional a la que acude el inculpado y encarcelado más célebre de Cataluña. Una celebridad que no merece si nos atenemos a las cantidades robadas, el caso Pretoria le oscurecería si se aplicaran los mismos métodos que en ese Comité del Parlament.

Me dice un comentarista que Piqué ya no ejerce (está inhabilitado por sentencia, aunque figura en Internet y se anuncia en prensa como presidente de ese bufete) y además está desacreditado. ¡El maletín no se desacredita nunca! Lo demostró, cuando condenado a 7 años, en dos meses ¡tercer grado y a la calle! Aunque posteriormente un Tribunal revocara la graciosa concesión de la ¡Generalitat socialista! Millet recordará los métodos de quien con seguridad fuera su amigo. Y excelente conocedor de su ciudad, desde la cárcel se dispondrá a repartir a diestro y siniestro para obtener la libertad con fianza, y después eternizar el proceso. A su edad a poco que eternice ¡tema solucionado! Los herederos gozarán de ese y otros expolios.

Traducció del blog